Pages

viernes, 11 de noviembre de 2016

ROSAS DE SANGRE



Es tarde, hace rato que tenía que haberme ido a casa.Pero aquí sigo pegada a mi mesa buscando un fallo en la dirección de la investigación, una pista, un dato, algo que se me haya pasado por alto.

-Enma piensa-, me digo una y otra vez observando las fotos del escenario del crimen como si fuesen mi caja de recuerdos.
En ellas un hombre tirado en el suelo con un golpe en la cabeza y rodeado de rosas me incita a buscar al culpable.

Estudiando a la víctima descubro que tiene mujer,que se encuentra desaparecida, se la ha tragado la tierra  no contesta al móvil y nadie la a visto en días. A lo que tenemos que sumar una vida acomodada y una interminable lista de amantes.
Todas han desfilado por la comisaría, todas tienen coartada y alaban las virtudes de la víctima.

Sin más sospechosos que una mujer harta a la que un ramo de rosas no es suficiente disculpa y a la que no consigo localizar. No tengo más opciones que buscar una nueva línea de investigación que me acerque a la verdad.

Suena mi móvil y me saca de mis pensamientos, cruzando los dedos respondo:

-Inspectora Enma, mientras contengo la respiración esperando que sea una nueva pista que me muestre el camino.



jueves, 19 de mayo de 2016

Sempiterna hipotermia, pulmones negros.



No entiendo los latidos suministrados a palo con 0 ml de dopamina. A veces pienso que los abrigos de piel humana no me protegen de la sempiterna hipotermia, pero la gente sigue ahí… abrazándose…muriendo…solo que en los brazos de otra persona. 
Compartiendo hasta la ultima respiración de sus negros pulmones, contaminados por el humo de sus quemadas almas. Cansadas ya de luchar y perseguir una utopía vendida por la grandes multinacionales en enormes carteles pintados con la más falsa de las sonrisas, el narcisismo pintado a mano sobre un fondo con el color de la egolatría.
 La difuminación del fracaso sobre la fachada de la que no somos capazes de tirarnos. Incapaces de dar un paso hacia el vacio, de cerrar los ojos y dejarnos caer tras un conejo blanco a un país de locura que tal vez, y solo tal vez, este un poco mas cuerdo que mi frágil mente.
Porque el infierno no quemara tanto, y una vez muertos, no tendremos miedo a morir.

Xoel y Ignavi

jueves, 31 de marzo de 2016

El final de mi carrera



En el tocadiscos la música de mi LP preferido inunda la estancia.

Tirado en el sillón el teléfono vuelve a sonar, de nuevo suspiros y jadeos anuncian mi final.

He sido un abogado  que ha intentado ser coherente y responsable con sus asuntos, sin desviarme de la senda procesal, ejerciendo con independencia mi profesión, pero ahora eso son zarandajas.
Cometí un error de aspirante, elegí al cliente equivocado.

Y ahora debo pagar las consecuencias de mi error y esperar con paciencia, un whisky y mi disco preferido, el final de mi carrera.

viernes, 12 de febrero de 2016

Entre expedientes

  


Son la 9 a.m, me dispongo a cruzar el umbral del cuadrado que conforman las cuatro paredes de mi despacho,los expedientes se agolpan en mi mesa.Pero hay uno que me inquieta,ya que crece y crece cada día que pasa.
Debo armarme de valor y fuerza y llevar a cabo un plan para la administración de mi tiempo,ese expediente tiene un plazo limite, el mes de febrero, y ese día se acerca tan rápido como el fiador de mi tiempo descuenta horas, minutos, segundos...
Pero hay algo que me da un respiro: este año febrero es bisiesto. 

martes, 19 de enero de 2016

Sin Salida

En algo he fallado,he cometido un error. Ahora siguen mis pasos,siento su aliento de sabuesos en mi nuca.Necesito un plan, tengo que deshacerme del último cuerpo, del arma de mis delitos, de las pruebas que me delatan.
Mi obra ha llegado a su vencimiento,necesito de nuevo acudir a esa persona que me da seguridad, que me equilibra.
Asisto a mi cita,mi abogado me espera,no se puede imaginar porque lo necesito esta vez.
Pero hombre diligente, pone el contador a cero y comienza un nuevo plazo para urdir mi defensa. Quizás un tiempo de retiro me siente bien.Será difícil  hacerse pasar por loco? Noa G. Sousa

``Quiero hablar con mi abogado´´

No lo comprendo,con el vencimiento de sus respiraciones debería haberse esfumado mi sufrimiento. Y mi venganza...Entre mis cicatrices y su heridas por que, al final, los execrables tejidos tienden al desgarre. Ahora con el cronometro a cero y el cuerpo bajo tierra, debo urdir un plan magistral que me acerque al final deseado, que tan utópico, tan ucrónico simula. Quimérico en las simples mentes y cada vez menos becario de seguridad en la mía. Pero,¿Qué me queda mas que mi pesadumbre si desisto?No, debo empezar de nuevo. Y si me atrapan me debatiré mientras las esposas aprietan mis muñecas y de la desazón de mi pecho surgirán las cinéfilas palabras.``Quiero hablar con mi abogado´´. Xoel G. Sousa