Pages

sábado, 1 de abril de 2017

Piruleta

Enciendo el portátil para mirar mi correo electrónico cuando en la pantalla aparece el mensaje "No apague el dispositivo se va actualizar el sistema",suspiro desesperada, el famoso texto siempre aparece en los momentos más inoportunos. Miro la hora, las 6 p.m. Hoy todavía no he salido a correr, me ayuda a despejarme después del trabajo, y siempre será mejor aprovechar el tiempo dedicando un rato a mi salud que estar delante de una pantalla esperando a que el sistema se actualice.

Me calzo las zapatillas y salgo a la calle, cuando estoy a mitad de mi recorrido habitual,mi pulsera de actividad vibra y me avisa de una llamada entrante, paro, respiro y contesto.

- Inspectora Gala
- Inspectora tenemos un cadáver se oye al otro lado.
-Dame media hora, me has pillado corriendo tengo que volver y ducharme. Mándame la ubicación y nos vemos allí.

Media hora después estoy en el lugar indicado, una multitud de personas se arremolinan en torno al perímetro de seguridad.
Nunca entenderé el morbo del ciudadano por ver un cadáver, un accidente...
Me abro paso y consigo llegar hasta mi equipo,arrodillado sobre un cartón para minimizar lo máximo posible los efectos del barro sobre su traje se encuentra el forense. Me acerco a él y me comunica sus impresiones sobre el terreno.

- Mujer, sobre 30 años y posible causa de la muerte asfixia por ligadura. Me suelta de carrerilla, se levanta se retira los guantes y se llevan el cuerpo al deposito para realizar la autopsia.

Ahora nos toca a nosotros trabajar sobre el terreno en busca de pruebas, los efectos personales de la victima y aquello que no cuadra en el escenario.Como esa piruleta que esta cerca del cuerpo y que un agente esta metiendo en una bolsa, ¿Qué hace una piruleta cerca de la víctima?.

Una vez en la comisaría y con las pertenencias de la victima sobre la mesa nos ponemos manos a la obra. Hemos encontrado su bolso cerca del cuerpo, la cartera, su documentación, su teléfono todo esta dentro, al parecer el móvil no fue el robo. Según su DNI nuestra victima es Silvia Sarmiento Sánchez y vive en la ciudad,
Envío a una patrulla a su domicilio para averiguar si vive sola y si alguien la vio en las ultimas horas, al rato la patrulla vuelve a la comisaria con una mujer desolada.

-Buenas tardes, soy la inspectora Gala.
 Es usted familia de Silvia?
- No, responde entre sollozos. Soy su compañera de piso mi nombre es Marta.
- Siento su perdida Marta pero necesito que nos ayude a entender quien le ha podido hacer esto a su amiga. Sabe si tenía problemas con alguien en su trabajo, familia ,enemigos?
- Silvia era muy buena persona pero hace un tiempo se relaciono con las personas equivocadas y estaba intentando salir hacía delante.
-¿ A qué se refiere con personas equivocadas?
- Conoció a un hombre ,Raúl, que se dedicaba a ajustar cuentas para terceros y que era muy agresivo así que Silvia se canso de esa vida y se fue.
- Conoce algún dato mas de Raúl?
- No, Silvia prefería no hablar de él.
- Muchas gracias Marta
- ¿Puedo ver a Roberto?
- ¿Quién es Roberto, Marta? Pregunto
- Su hijo, tiene 5 años ¿Dónde está? pregunta con los ojos desorbitados.

En ese momento la piruleta roja del escenario vuelve a mi mente y todas las alarmas se encienden.¿ Y si el pequeño Roberto era el móvil?.

- Lo siento Marta pero Roberto no estaba con su madre cuando la encontramos. Pero se acaba de convertir en nuestro principal objetivo.
- Tienen que encontrarlo, suplica entre lagrimas.
- Necesitamos alguna foto de Roberto, sabe quien nos la puede facilitar? y algo muy importante quien es el padre de Roberto?
- Yo tengo una foto del niño, pero quien es su padre es un misterio creo que ni Silvia lo sabia y tampoco puede estar con ningún familiar, Silvia no tenía familia.
- Gracias Marta por tu colaboración si tenemos algún dato nuevo o necesitamos más información nos pondremos en contacto contigo.

Ya en mi despacho intento colocar toda la información que nos a proporcionado Marta. Pero mi prioridad ahora era encontrar al niño. sin un padre que luche por su custodia ni una familia que lo este cuidando, todo lo que viene a mi mente es horrible. Un escalofrió recorre mi espalda.

Con una foto de Roberto acudimos a la zona por si alguien lo a visto vagar solo por las inmediaciones del escenario,pero nada nadie a visto a Roberto.

La noche nos impide seguir buscando al niño. Abatida vuelvo a casa.

A primera hora de la mañana con el termo de café en la mano salgo corriendo hacia la comisaria para reanudar la búsqueda de Roberto.

Hoy vamos a pedir ayuda a los indigentes de la zona que ayer ya estaban en los albergues en el momento de la primera búsqueda. Cuando daba todo por pedido, me doy cuenta de que nos falta Sara, una mujer que tras perder a su hijo se sumió en una profunda depresión que la llevo a la calle.
Tras unas cuantas vueltas encontramos a Sara y un gran peso desaparece cuando junto a ella veo un niño. Nos acercamos a Sara y le preguntamos por Roberto.

Nos llevamos a Roberto y a Sara a la comisaria y tras hablar con ella y hacerle entender que no puede quedarse con el niño nos cuenta lo que sucedió aquella noche o más bien lo que ella vio.

Sara iba de camino al albergue cuando vio a Roberto sentado llorando junto al cuerpo de su madre, no podía llevarlo al albergue y el niño no podía quedarse allí y pensó que sería buena idea que ella cuidase de él y así lo hizo durante este tiempo, mantuvo a Roberto seguro y protegido.

Ahora solo queda intentar que el niño cuente que vio aquella noche, quien ataco a su madre.
Pero primero necesita tiempo entender que su madre ya no va a volver, que no va a despertar.

miércoles, 18 de enero de 2017

ANÓNIMOS


Un horrible dolor de cabeza me hace volver a la realidad, no entendía lo que estaba ocurriendo, donde me encontraba.
Intento moverme pero no puedo, estoy atada a una silla de pies y manos, tampoco puedo ver nada una venda me impide saber donde estoy, nadie puede venir en mi ayuda no puedo gritar, estoy amordazada.

Poco a poco el dolor de cabeza va reduciéndose lo que me hace ser consciente de lo que esta ocurriendo, recuerdo colgar en el perchero en mi despacho mi toga observando mis puñetas nuevas de bordado de Camariñas regalo de mi madre,salir del juzgado y dirigirme a mi coche tranquila sin preocupaciones,ahora soy consciente de mi error, no tomarme en serio esos anónimos que fueron a parar a un cajón de mi mesa pensando que eran una broma de mal gusto.

Un ruido me saca de mis pensamientos, parece que una puerta se abre,alguien me quita la venda que cubre mis ojos para encontrarme con una mirada dura y fría que me observa a través de un pasamontañas.

En su mano una cesta llena de papeles.

-No recibiste mis cartas? me pregunta mientras sacude lo que parecer ser cartas.

Su voz  me resulta familiar pero no consigo recordar su cara, pero hay algo que si consigo recordar e identificar un tatuaje de un dragón chino muy peculiar a la altura de la muñeca que su jersey no logra cubrir. 
Trae a mi cabeza el enfado y la decepción de su propietario, de quien lo ha perdido todo y me culpa a mi de su caída Yo dicte su sentencia.

Me mira fijamente. Pone en marcha una cuenta atrás y riéndose con macabras carcajadas me dice:

- Este es tu plazo de caducidad.

El miedo se apodera de mi no tengo manera de escapar, atada y encerrada en un lugar que desconozco y con un carcelero con pocas intenciones de dejarme el libertad al terminar mi tiempo.

Mi única opción es la Inspectora Gala, quizás a ella le extrañe mi plantón si previo aviso a una comida programada hace tiempo y ella con su gran intuición ponga a funcionar su cerebro.